" Una civilización literaria no se construye a base de lecturas, sino de relecturas; quizá hasta una civilización a secas.[...]Releer es esa alianza discorde, reencontrar, reconocer y descubrir a la vez; encontrar lo que la lectura anterior o incluso alguna otra lectura no nos había revelado. El libro releído nos ofrece algo que ninguna lectura, por precisa que sea, podía darnos"./Giorgio Manganelli, 1990

viernes, 3 de julio de 2009

CARSON McCULLERS: Iluminación y fulgor nocturno / Autobiografía & literatura & música

.



Iluminación y fulgor nocturno, es la autobiografía inacabada y poco convencional de CARSON McCULLERS. En ella la escritora norteamericana, aproxima a uno de los personajes más conseguidos de su novela El corazón es un cazador solitario,Mick Kelly y el lector percibe que Mick Kelly, la adolescente que seduce por su imaginación e independencia es un alter ego de la autora.

 Carson MacCullers unía a la  inteligencia y sensibilidad temple y dignidad suficientes para enfrentarse a una vida brillante  pero compleja y  difícil.

La lucidez la muestra también en  juicios literarios y especialmente en la síntesis que hace de la obra de Joyce y en las apreciaciones de Scott Fitzgerald y Hemingway.

Antes ha dejado constancia de la admiración por Tolstoy, Dostoievski y otros y muy claro su deslumbramiento con la  escritura de la danesa Isak Dinesen, cuyas Memorias de África  le recomiendan  amigos y se resiste a leer, hasta que las empieza.También hace referencia a sus costumbres de relectura.
París, años veinte: la valiente Sylvia Beach y Joyce ante la librería Shakespeare donde se editó Ulysses, que se imprimiría en Dijon


En las páginas 114 y 115,Carson McCullers dice:


"Esta semana he releído Dubliners [Dublineses].Es como un milagro que semejante espasmo de poesía pudiera surgir de las calles mugrientas del Dublín de aquel entonces.A Portrait of the Artist as a Young Man [Retrato del artista adolescente] lo leo casi todo los años.Ulysses es más duro y no pertenece a la clase de libros que me gusta, aunque haya influido en tantos escritores.Finnegans Wake está fuera de mi alcance y sólo disfruto con la parte de "Anna Livia Plurabelle" por su ritmo y su poesía, tan extraña.

James Joyce tenía una hija psicótica y, cuando estaban juntos, hablaban la misma lengua. Joyce fue casi ciego la mayor parte de su vida y murió en una mesa de operaciones.En el funeral, su hija observaba muy concentrada y atenta cómo bajaban a su padre a la sepultura y lo cubrían de tierra.
"Ahí está, en la tierra, bien tapado, y oyendo lo que todos decimos. Astuto ¿verdad?", comentó después.
Cada vez que pienso en los artistas que han tenido una vida dura, pienso en James Joyce. Pasó épocas infernales intentando ganarse la vida para mantener a su familia. Dublineses fue prohibido y creo que, una vez, incluso lo quemaron. Ulysses fue prohibido y luego pirateado en todo el mundo. Como es de suponer, James Joyce jamás recibió un centavo del producto de esas piraterías. Ganó fama, solamente, y la grandeza de un espíritu noble.
Un sacerdote católico, que es amigo de mi hermana, vino a verme y, al comprobar que estaba leyendo a Joyce, me dijo que la Iglesia había levantado la prohibición que pesaba sobre su obra. Como era mi invitado no pude decirle "llegáis tarde, como siempre", aunque ganas no me faltaron.En París Sylvia Beach publicó a Joyce y atenuó las dificultades de su vida. Él y sus hijos pudieron vivir con comodidad.Ojalá pudiera decir lo mismo de otro escritor, que es un escritor menor pero a quien quiero mucho. Scott Fitzgerald, siempre endeudado con su agente, con una esposa loca confinada en manicomios. Scott, extravagante, encantador, travieso e imposible. Se acrecentó su genio y escribió Tender Is the Night [Suave es la noche] sumido en una situación psicológica realmente atroz.
He estado leyendo a Papa Hemingway. Paso de un libro a otro. La estructura de los problemas psicológicos de Hemingway era ciertamente complicada, pero A.E.Hotchner hace una análisis muy lúcido. No soy una admiradora de Hemingway, pero por primera vez lo percibo como un hombre, como una persona viva y que sufre. Esencialmente, fue alegre, amante de diversiones, generoso y un amigo muy querido por todos. Ahora, después del libro de Hotchner, quiero volver a leer a Hemingway. También fue un explorador del lenguaje. Sus frases cortas, tersas, son la herencia que deja al prosista norteamericano. Pero deploro su sentimentalismo y su dureza fingida.

Leo de todo: libros sobre decoración de casas; catálogos de flores; libros de cocina, que me encantan,y, como dice el New York Times, todo lo que se puede imprimir"

1959, durante el viaje de más de tres meses que hizo la escritora danesa por Estados Unidos: Isak Dinesen, Arthur Miller, Carson McCullers y Marilyn brindando; tres grandes de la Literatura y una belleza-estrella y gran actriz de comedia.

Beethoven
. Para Elisa

La música ,era una de sus aficciones serias, interpretarla y escucharla. Cuando describe una audición de Mick de la Tercera de Beethoven en El corazón es un cazador solitario, crea una de sus páginas inolvidables:"....Durante un minuto la obertura se balanceó de un extremo a otro. Como un paseo o una marcha.Como Dios pavoneándose en la noche..."



McCULLERS,C.:Iluminación y fulgor nocturno. Seix Barral