" Una civilización literaria no se construye a base de lecturas, sino de relecturas; quizá hasta una civilización a secas.[...]Releer es esa alianza discorde, reencontrar, reconocer y descubrir a la vez; encontrar lo que la lectura anterior o incluso alguna otra lectura no nos había revelado. El libro releído nos ofrece algo que ninguna lectura, por precisa que sea, podía darnos"./Giorgio Manganelli, 1990

viernes, 4 de octubre de 2013

CHAGALL y la Ley de la Gravedad





                          
                                  Marc Chagall (Vitebsk, Rusia 1887-Francia, 1985)

"En el vecindario ningún manicomio como en Peskovatik. Por todas partes iglesias, vallas, tiendas sinagogas sencillas y eternas, como los edificios de los frescos de Giotto"
                                                             
"No digo nada del cielo, de las estrellas de mi infancia.Son mis estrellas, mis dulces estrellas; me acompañan al colegio y me esperan en la calle hasta que vuelva.Pobres, perdonadme. ¡Os he dejado solas a una altura tan vertiginosa!"
                                                             
"¿Habéis visto alguna vez en las pinturas florentinas a uno de esos personajes con la barba jamás afeitada, los ojos marrones y a la vez color ceniza, y la tez de barro cocido y recubierto de pliegues y de arrugas?    Es mi padre".                                                                             
"Y entonces entendí que mi abuelo,así como la abuelita arrugada y todos mis parientes despreciaban por completo mis cuadros (¡vaya arte que no consigue ningún tipo de parecido!"...)
"Allí cuando todavía era niño, a cada paso notaba -¡me lo hacían notar!- que era judío."                  
                  Marc Chagall, Mi vida, Acantilado.                      



  José WATANABE  hace un poema a  Marc_Chagall  por  desafiar su imaginación de supuesto hombre sensato . El  gran poeta peruano traspasa la piel del lector con  versos que  se perciben  como música inusual, mezcla de aridez sutil y suave humor filosófico... 



En su vida Chagall vivió momentos históricos de dramatismo extremo. Le afectaron directamente la revolución rusa  de 1905 y el estallido de la Primera Guerra Mundial   que le encontró en Vitebsk recién vuelto de París- .Enseguida  la revolución de Octubre de 1917, y tras la guerra la desaparición del Imperio Ruso. En el régimen comunista de la Unión Soviética  Chagall fue nombrado comisario de las artes en su ciudad pero las  discrepancias con Malevich y  los límites dogmáticos que llevaban hacia el realismo socialista, le aconsejaron   volver  a París;  en 1922  todavía se podía salir de Rusia...

El ascenso del nazismo...  el estallido de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación alemana de Francia por las tropas de Hitler, le obligan a  exiliarse por su condición de judío para salvar la vida. Es 1941... son los años de exilio en EE.UU, de donde  volverá a Francia  en 1948 .


El mundo de las artes también vivía una época de convulsiones y explosiva creatividad. Los Impresionistas al compás de las transformaciones socioeconómicas de la revolución industrial, la fotografía y otros inventos, ideas y hechos, se habían distanciado del pasado, pero fueron los Postimpresionistas -Cázanne, Gauguin, Van Gogh- los que proyectaron el futuro al iniciar caminos plásticos que favorecerían la aparición de las vanguardias. Así se sucedieron el Fauvismo de Mattise, el Expresionismo, Picasso y Braque, el Cubismo, el Futurismo italiano ... Dadá -esa carga de profundidad que todavía colea en el arte contemporáneo - y finalmente, el Surrealismo.
                             
                                  
En  la obra de Chagall  se suceden y a menudo conviven  un expresionista temprano, un fauvista madrugador, un cubista a su debido tiempo y un surrealista -por su sentido onírico de lo real-  avant la lettre. Muy pronto abolió por su cuenta la Ley de la Gravedad formulada por  Newton, al que Watanabe califica de miope por   tener sólo en cuenta el  comportamiento de la materia y la gravitación terrestre, sin contar con los poetas.Cuando surgió el Surrealismo, en las pìnturas  de Chagall hacía mucho que algunas figuras flotaban o volaban  y se comportaban  como en los sueños

Un marcado individualismo y la imaginación anclada en la añoranza de una  infancia rusa y judía ,tejen su inconfundible estilo. En él conviven el primitivismo ingenuo y lírico, mantenido con frescura hasta el final y la más refinada y progresiva sofisticación plástica a la que incorpora las aportaciones  de vanguardia que siente como suyas y en la que late en silencio   lo que aprendió de los  maestros antiguos que admiraba  en el Louvre, sobre todo .En Mi vida, habla de la compañía y consuelo de los grandes pintores del pasado frente a la  pobreza, la soledad y hambre en el París de 1910:
"Sólo la distancia que separa París de mi ciudad natal me impedía regresar de inmediato, o al menos después de una semana o un mes.
Hasta quería inventarme unas vacaciones, sólo para poder regresar.
El Louvre puso fin a todas aquella dudas.Cuando recorría la sala circular de Veronese, y las salas donde están Manet, Delacroix y Courbet, no quería saber más"
Su primer estilo,empastado, oscuro  y grave, se hizo  cada vez más liviano ,colorista, luminoso y musical. Aunque era hijo de una familia numerosa y pobre, su astuta y avispada  madre Felga-Ita cuando acabó el cheder, -la escuela elemental judía-, sobornó al maestro de la escuela municipal, que estaba prohibida a los judíos, para que siguiera estudiando en ella. Esa es la causa de que su lengua, fuera el ruso y no el yiddish familiar. En ruso se entendía con su políglota  amigo el poeta Blaise Cendrars en París. Lo musical  lo  aprendió junto a  su tío Neuch que "tocaba el violín como un zapatero .El abuelo le escuchaba y soñaba"









CHAGALL


Si me atrevo y abro la ventana
                                              puede suceder:
el cielo gris con su golondrina completamente natural
o dos amantes sobre el mismo cielo anunciando el verano.



Soy un hombre cauto,
                                   estoy acostumbrado a los días
y temo los milagros no previstos en el programa.
Chagall ha detenido su largo vuelo sobre mis libros,
viene de sobrevolar los campos y las aldeas,
                                    ha estremecido
                                                            los árboles,
                                    ha derribado
                                                            los frutos
                                                            la manzana
que descalabró los ojos miopes de Sir  Isaac Newton.



Le digo que no crea
                              que yo también entreveo la posibilidad de volar,
                              de caminar por el cielorraso
                               de invitar a las muchachas
                               a mirar la ciudad desde arriba.





Chagall sonríe y sabe
                               que un hombre cauto
                                   no puede huir de la cordura
         
 

Si me atrevo y abro la ventana sé lo que puede suceder
                                   un hombre que se va sobre el aire
                                                           inventando
                                                                   con un violín rojo
                                                           una serenata
                                                                                  José Watanabe





José WATANABE, Poesía completa, Pre-Textos. 2008
Marc Chagall, Mi vida, Acantilado.