" Una civilización literaria no se construye a base de lecturas, sino de relecturas; quizá hasta una civilización a secas.[...]Releer es esa alianza discorde, reencontrar, reconocer y descubrir a la vez; encontrar lo que la lectura anterior o incluso alguna otra lectura no nos había revelado. El libro releído nos ofrece algo que ninguna lectura, por precisa que sea, podía darnos"./Giorgio Manganelli, 1990

martes, 21 de octubre de 2008

ANDREA CAMILLERI, Escritor:"Los italianos querrían ser como Berlusconi; por eso le votan"

En el diario El País del martes 21 de octubre de 2008 viene una interesante entrevista con Andrea Camilleri, el popular escritor de novelas policiacas cuyas opiniones sobre la política italiana -tan difícil de entender en principio- resultan muy interesantes al estar expuestas en toda su complejidad,hasta el punto de mostrar cómo su vida de autor que publica libros está involucrada en ella. La entrevista resulta por ello muy directa pues Camilleri no parece tener pelos en la lengua. Además trata cuestiones literarias de interés, como las traducciones y la crítica


"Su casa romana es un fumadero luminoso. A sus 83 años, Andrea Camilleri (Porto Empedocle,1924) fuma 60 cigarrillos diarios -"a estas alturas, si lo dejo me muero"-, y la habitación donde escribe es pura niebla. Justo lo contrario de su nueva y fascinante novela, La muerte de Amalia Sacerdote, ganadora del III Premio de Novela Negra de RBA, que se edita antes en español que en italiano, y en la que el maestro siciliano, comunista temprano y escritor de éxito tardío con una serie sobre el comisario Montalbano, aclara, a base casi exclusivamente de diálogos y de mucho humor, las turbias conexiones que mantienen la mafia, la política, las familias, los bancos, los adúlteros y los medios de comunicación en Sicilia, Y, por extensión, en Italia. "En la isla es más evidente, más obvio."[-]

P.: ¿No es raro publicar antes en español que en italiano?
R.: Soy un tipo de reflejos retardados, por eso nunca logré sacarme el carné de conducir. Me di cuenta de que estaba casado cuando tuve mi primera hija; supe que era escritor al traducirme. Esto es la gran confirmación.

P.: Pero se han publicado artículos que dicen que las traducciones al español no reflejan su uso del dialecto siciliano.
R.:Es una polémica eterna, dicen que los traductores castellanos me traicionan. Ha habido dos artículos largos en el Corriere della Sera, el segundo escrito por un conocido imbécil que dice que mi prosa gana cuando se traduce, ya que es tan complicada.Yo creo que hay traductores escrupulosos y menos, eso es todo

P.: El protagonista de la novela es el director de informativos de la RAI en Sicilia, aunque al final afirma usted que nunca ha pisado una redacción...Nadie lo diría.
R.: Lo que digo es que nunca he estado en la redacción de informativosw de la RAI en Sicilia para que no me demanden...Es una ambientación genérica, vale por cualquier lugar donde se gestiona información.

P.:¿Fuera de Sicilia es distinto?
R.: En Sicilia tenemos un presidente regional, llamado Cuffaro, que ha sido condenado por colusión con la mafia, no es ninguna broma. Lo han hecho senador por méritos propios, como suele pasar en Italia. Él es onorevole, si cualquier otro tiene una multa de tráfico, jamás llegaría a ser diputado. Dirían que no tiene los papeles en regla. En Sicilia las cosas son más evidentes, más descaradas, en el continente pasa lo mismo pero son más cuidadosos, todo tiene un tono de nobleza mayor, aunque, de vez en cuando todo explota. Tenga en cuenta que en Italia Andreotti ha sido ocho veces primer ministro y lo absolvieron de asociación mafiosa diciendo que fue mafioso hasta 1980, delito prescrito, y luego se redimió. Yo he hecho las cuentas de la gente que mató la mafia antes de 1980, y Andreotti ayer fue a leer la Biblia con el Papa.

P.: ¿Cree que la cosa tiene solución? Varios colaboradores muy cercanos de Berlusconi han sido procesados y condenados por delitos mafiosos.
R.:¡Ninguna solución! La Unión Europea no puede decir nada sobre Berlusconi, porque ha sido regularmente elegido. El problema son los italianos que le votan. Él se limita a interpretar perfectamente el malhumor italiano, el malestar de la gente, y a iluminarlo con su habilidad de vendedor de coches de segunda mano. Los italianos se reconocen en él. Cuando un tipo es imputado tantas veces en procesos y no lo condenan nunca, porque el delito prescribe o él mismo ha cambiado la ley sobre la marcha para impedirlo, la gente piensa:"Qué listo es, qué grande, qué pícaro". Querrían ser igual que él. Por eso le votan. Un hombre honesto y que casi no sabe hablar, como Prodi, no les hace ninguna gracia.

P.: Prefieren al listillo.
R.: En Italia triunfa la ley del motorino (el vespino). ¿Ha visto las motos por Roma? Van en sentido contrario, se pasan los semáforos en rojo, suben a las aceras y sortean los carritos de los niños, tiene derecho a todo. Ésa es la moral de los italianos.

P.: No se le nota enfadado.
R.: He pasado del cabreo sublime al divertimento. Terngo 83 años y he dicho basta. Veo la mala educación, el disparate, y me divierto pensando en ese dicho: el pez huele mal desde la cabeza.

P.: ¿Y cómo ha permitido la izquierda que pase todo esto?
R.: Tiene enfrente al Vaticano, que es berlusconista porque no le importa un bledo que esté divorciado si puede garantizar el apoyo económico a la educación católica. "Pecunia non olet", el dinero no huele mal, siempre es bueno, venga de donde venga.

P.: ¿A usted no le suscita dudas publicar en Mondadori, que pertenece a Berlusconi?
R.: ¡Claro que sí! ¿Pero qué puedo hacer? Es la editorial con mejor distribución. Con Sellerio, la editorial siciliana a la que siempre he sido fiel, tiro 5.000 ejemplares a 12 euros y cobro un 10%. En Mondadori tiran incluso dos millones,los libros valen 22 euros, hacen ediciones de lujo, pagan el 15%. ¡Yo escribo para ser difundido y leído! Al menos Mondadori depende de su hija Marina, que no es su padre, y el staff editorial es de altísimo nivel, nada berluscuniano.El problema es el país. Si te haces un seguro para una pierna, el dinero acaba yendo a Berlusconi. Si publicas un libro también. Es ubicuo, como dios.

P.: Así que realmente la cosa tiene poca solución.
R.: La solución la dará Dios. Tiene 72 años. Será presidente de la República, y luego debería incluso morirse. No se lo deseo, pero es el curso normal de la vida...



********************************

No hay comentarios: