" Una civilización literaria no se construye a base de lecturas, sino de relecturas; quizá hasta una civilización a secas.[...]Releer es esa alianza discorde, reencontrar, reconocer y descubrir a la vez; encontrar lo que la lectura anterior o incluso alguna otra lectura no nos había revelado. El libro releído nos ofrece algo que ninguna lectura, por precisa que sea, podía darnos"./Giorgio Manganelli, 1990

lunes, 14 de julio de 2008

BANKSY, el graffitero misterioso desconcierta al mercado del arte ¿o es parte de él?



***
EL SUPUESTO BANKSY EN JAMAICA, HACE CUATRO AÑOS, PREPARANDO UNA "ACCIÓN".


"Ríe ahora pero en el futuro nosotros estaremos en el poder".



EL "MAIL ON SUNDAY", PUBLICÓ EL DOMINGO QUE EL CÉLEBRE Y MISTERIOSO GRAFFITERO BANKSY ERA EN REALIDAD ROBIN GUNNINGHAM, NACIDO EN BRISTOL EN 1973.FUE IDENTIFICADO A PARTIR DE UNA FOTOGRAFÍA DE UN JOVEN PREPANDO UNA PLANTILLA PARA HACER GRAFFITI EN JAMAICA,POR VARIAS PERSONAS DE BRISTOL.

SI SE PIENSA DETENIDAMENTE, LOS PINTORES DE ALTAMIRA Y LASCAUX ¿NO ERAN PRIMOS HERMANOS DE LOS GRAFFITEROS? TAMBIÉN PINTABAN PAREDES Y EN LUGARES SAGRADOS, LO CUAL SERÍA INCLUSO MÁS DESAFIANTE Y ROMPEDOR.









Desde que en 1917 MARCEL DUCHAMP expuso un urinario firmado MUTT fue como si echara los dados sobre el tapete cargados con dos preguntas que en vez destruir el arte, como parecía , le han revitalizado.Esas preguntas eran ¿Pero es ésto arte?, pregunta muy común que se hacen los visitantes de galerías y museos de arte contemporáneo, y la otra,como consecuencia,y más dinamitadora aún ¿pero, qué es el arte?. Esta es la verdadera cuestión, el regalo envenenado de Dada y Duchamp, para que el arte posea siempre esa cualidad inquietante que mantiene viva la sensibilidad de espectadores y artistas.

¿Un graffiti puede ser arte?. Sabemos que sí, que artistas muy valorados como BASQUIAT (1960-1988), con una exposición actualmente que no debe perderse en la Fundación Botín de Santander,actuaron como graffiteros aunque eran importantes pintores. BANKSY ha cubierto de imágenes paredes de lugares de todo el mundo. En ellas ha dejado imágenes impactantes de crítica política, social y cultura pop. Ha combinado la escritura con dibujos de plantilla y su popularidad ha crecido como un tsunami, y también su cotización: en el último enero una de sus obras subastada en Internet fue adquirida por 275.000 €.